lunes, 14 de julio de 2008

¡César tiene casa!


El compañero herido encontró un hogar. La gente que lo va a tener me impresionó súper bien: buena, dulce y responsable. Lloré un poco al despedirme, lloré mucho cuando el auto se perdió con César. Lo voy a extrañar, porque el tipo se hizo querer. Prometieron mandarme fotos nuevas de tanto en tanto. Infinitas gracias a todos los que me ayudaron en estos días.

¡Hasta siempre, amigo té con leche y que seas muy feliz!

2 comentarios:

visual dijo...

iupi, guau.

Javier Quijano Llicán dijo...

Mis respetos por esa procupación con los animales, y saludos para César, que bueno que ya tenga casa.