lunes, 27 de octubre de 2008

El triángulo escaleno

Descubro con mucha emoción, en la librería Lucas, de Corrientes al 1200, algunos cuentos infantiles sueltos de una colección que editó mi padre cuando yo era niño. Están a 12 pesos y conservan la sobrecubierta y el póster originales. Recuerdo que mi mamá se enojó mucho cuando vio los dibujos que ilustraban uno de los cuentos, El triángulo escaleno: no había un solo dibujo donde el triángulo fuese efectivamente escaleno, no había tiempo para cambiarlos, había que mandar a imprimir así como estaban. Recuerdo que pregunté si –considerando que no había tiempo para cambiar los dibujos– no era más fácil pedirle al escritor que cambiara el texto. Mi padre me dijo que era muy difícil, porque el escritor había trabajado el texto jugando con el sonido de la palabra “escaleno”. Fue la primera vez que escuché que los escritores trabajaban sobre la sonoridad de las palabras. Fue la primera clase de literatura que recibí en mi vida y, tal vez, la más importante.

(De Lo cuarto, obra en construcción)

No hay comentarios: