viernes, 23 de enero de 2009

Proyecto Oliverio

Oliverio despierta de su letargo.

La dupla intercambia ideas.

Brindis con Pascualito y el maestro Lembo.

El abrazo del alma.


Ayer tuve mi primera clase de ventriloquia con el súperprofesor Miguel Angel Lembo, ventrílocuo director del Civear. Oliverio y yo nos fuimos muy contentos y con muchos deberes para los próximos días. Creo que mi nombre artístico va a ser Paco. Vamos a formar el dúo Paco y Oliverio, en homenaje a mis dos poetas favoritos. Oliverio tiene que ir al médico: hay que corregirle el mecanismo para que abra un poco más la boca, acortarle 4 centímetros el mástil, ensancharle un centímetro más el hueco de la espalda. Todos estos cambios son veloces, indoloros y no tienen posoperatorio. Yo tengo dos semanas para aprender a respirar. Ampliaré detalles.

No hay comentarios: