lunes, 16 de marzo de 2009

Las luces de la librería

La librería de las luces está en Avenida de Mayo al 900. Ahí me compré La pasión del arte, un epistolario de Flaubert, a 4 pesos, y por el mismo precio, Roberto Arlt, el torturado, de Raúl Larra. Uno puede bananear un poco y encontrarle algunos defectos a la perspectiva analítica de Larra, pero bueno sería no olvidar que se trata de la primera biografía de aquel a quien César Aira, con toda la razón del mundo, llama "El más grande novelista argentino", y que la primera versión data de 1950, a ocho años de la muerte de Arlt. El apéndice del libro, además, contiene cartas de amor del Maestro a una dama llamada Ivonne.
En una mesa de libros a 10 pesos, en la misma librería pueden comprarse varios de los mejores títulos de la formidable Biblioteca básica argentina, de Centro Editor. Me refiero a El limonero real, de Juan José Saer; Los suicidas, de Antonio Di Benedetto; Un dios cotidiano, de David Viñas, y Veinte poemas para ser leídos en el tranvía, de Oliverio Girondo, aunque este último es un poco más fácil de conseguir que los anteriores. En la mesa de libros a 15 pesos hay algunos ejemplares de Cuerpo a cuerpo, la novela de Viñas sobre la dictadura que también me compré y espero leer pronto. Tengo la sensación de que Viñas -reconocido por su vastísimo trabajo crítico sobre la literatura argentina- no ocupa el enorme lugar que se merece como narrador. Deslizo esa idea como quien piensa en voz alta. Seguramente, con el tiempo escribiré un ensayito para desarrollarla.

1 comentario:

Agostina dijo...

me podrias pasar alguna pagina o email para hacer una consulta? gracias