viernes, 29 de mayo de 2009

¡Se vienen Paco y Oliverio!


Esta semana pasé por lo del maestro Lembo y me dio deberes por doquier, de acuerdo con un nuevo método que está experimentando con sus alumnos. Tengo de todo: ejercicios de relajación, de respiración y un listado de palabras bastante extenso. Por supuesto, además debo seguir ensayando la rutina que escribí para Oliverio. ¿Qué rutina? ¿Para qué? Esperen: vamos por partes. Debo decir, antes, que ayer vi un formidable show de Merequeté en un jardín de infantes de Quilmes. El ventrílocuo payaso se presentó con Coco, su muñeco anciano, y con el Cuco, su muñeco temible pero no tanto, sin contar a los dibujos que cobran vida, el puma Cacho Castaño, y por supuesto la compañía de su simpatiquísima ayudante Merenguita, a la sazón su hija. Hubo ventriloquia, magia y canciones: todo muy divertido y muy dinámico. Merequeté cobró su cachet en metálico y Merenguita en una bolsa pródiga en caramelos, chupetines y dulzuras varias. Los niños y sus maestras se divirtieron mucho con este gran artista y su Compañía.
Regreso a las preguntas que había dejado sin respuesta. Eran dos: "¿Qué rutina?" y "¿Para qué?" Bueno, Paco y Oliverio van a debutar en junio, tres o cuatro minutos, digamos, como presentadores de un espectáculo. Es todo lo que voy a decir por ahora: puede que sienta menos presión si las primeras apariciones de la dupla son breves y sorpresivas, si no le comunico al mundo entero la fecha, el lugar y la hora. Admito que me estoy poniendo un poco histérico, esa cosa de lo digo/ no lo digo... Sepan disculpar las molestias.

No hay comentarios: