martes, 2 de junio de 2009

Lo que no se detiene

Todo lo que lloraste no tenía razón de ser no tenías razón no tenías nada tenías un micrófono y hablaste boludeces y el micrófono tenía un amplificador como siempre pasa y amplificaron las boludeces que dijiste y algunos te creyeron hasta que vieron claro bien claro que habías mentido eso siempre pasa eso siempre llega y ahora estás en el horno pero no te importa seguirás hablando boludeces seguirás procurando que el tiempo lo borre todo hasta que precises emitir un nuevo llanto amplificado seguirás llorando a falta de algo mejor a falta de algo para mostrar algo que no sea llanto algo que te pertenezca algo que te merezcas.

No hay comentarios: