jueves, 27 de agosto de 2009

¿Quién quiere vivir para siempre?



Who Wants To Live Forever


QUEEN



¿Y qué si pinto
cacerías de animales feroces
y tiro la flecha
y asesino al padre
de otro clan
y reparto su carne a todos?


¿Qué si le doy
fuego al metal
y aprendo a moverme
sobre ruedas
y conjuro a la tierra
para que nazca pan,
moho
y veneno?


¿Qué si habito
las mismas cavernas
y agujeros
de los topos mayores
y dejo a los hijos
vagar
entre las bestias
para que aprendan de ellas
la sabiduría inefable
de lo vivo
y lo muerto?
¿Qué si construyo el Olimpo
y lo lleno de dioses
repletos de defectos
y egos difíciles?


¿Y qué si dejo Itaca
y no vuelvo en mucho tiempo?
¿Qué si tenso el arco
y soy la cuerda,
la punta de la flecha
y asesino a todos
tus amantes?


Qué si voy al circo
y grito
¡Muerte! ¡Muerte!


¿Qué si sostengo
la llave del imperio
y si tomo, por ejemplo,
al caballo
y lo obligo
a romperse las rodillas
a fuerza de recorrer
todos esos caminos
que ahora no
conducen nunca a Roma?


¿Qué si soy el grumete
más feo e incapaz
de las tres carabelas?


¿Y qué si seducido
por la magia de este lugar
donde todo es nuevo
y corrompible,
corrompo
y lo añejo todo?


¿Qué si le quemo
los pies a cualquier príncipe azteca
mientras al mismo
tiempo
reduzco la cabeza
de un viajero europeo?


¿Qué si digo Satán
y digo Amor
y me declaro culpable
de ambos crímenes?


¿Qué si te condeno
a morir en la hoguera
y soy el humo,
la pira
y el verdugo?

¿Qué si grito libertad
y grito no
y te parto la cabeza
y muero odiándote?


¿Qué si quemo
las grandes bibliotecas
sin ningún tipo de remordimiento
y en ese mismo instante
guardo de memoria
y para mí
los libros quichés,
el de job
y el de los muertos?


¿Qué si fumo marihuana
en mitad de la plaza
y soy un policía
y me persigo
hasta dar conmigo
y castigarme?


¿Qué si asesino a trecientos
y busco culpables
y me suicido
y nazco
y digo: todo está bien?


¿Qué si dejo caer la bomba
y la recibo en plena frente
y pido perdón
y sonrío
y soy ceniza
y animal?


¿Qué si desnudo a una mujer
de grandes tetas
y me siento halagado
por el regalo de estas palabras?


¿Qué si te sirvo el café
y me lo bebo
y sientes que me debes la propina
y te doy las monedas que me sobran
y me marcho
dejándote triste
frente a otra noche
sin que pase nada?


¿Qué si llego a casa
y me encuentro conmigo
y digo: Hombre,
qué tiempo,
llueve
y ambos vamos mojados?


¿Y qué si muero
y cargo mi ataúd
y digo que fui bueno
y me marcho
y digo: Buenas noches
y apago la luz.

FELIPE GRANADOS (1976/2009)

(En Soundtrack, 2005.)

7 comentarios:

tetrabrik dijo...

en ese poema de feli pensábamos en silencio hace unos días

Clara Astiasarán dijo...

así es cháves. y pensé en ese poema todo el día de ayer también

DM dijo...

La habitación es tan pequeña que, aún juntándose apenas caben los dos, es decir, aquí no hay lugar para la muerte. -Felipe Granados

Daniel Riera dijo...

¡Qué dolor, gente!

DM dijo...

Mi dolor a la distancia. El mandala destruído en su momento de mayor intensidad.

Alejandro Agostinelli dijo...

Bellísimo, Dany. Gracias por recordar estos versos, tan hermosos y significativos, de tu amigo. Lo siento mucho. Abrazo grande.
Ale

Daniel Riera dijo...

¡Gracias, Ale!