sábado, 31 de enero de 2009

¡Oliverio está curado!

El amigo muñeco pasó por el taller de la señora Jesús, su creadora, y quedó 0km.
Ahora abre la boca sin problemas y tiene el agujero de la espalda más ancho para que la mano que lo guía ingrese con comodidad. En el taller estaban los hermanos Alé y Zahir, el mayor y el menor de los hijos de Jesús, ambos ventrílocuos. Oliverio conoció a Matías, uno de los muñecos de Alé, y a Luchito, el muñeco de Zahir. Alé dice que Matías es joven y flogger. Su otro muñeco es Venancio, viejo y malaonda. Alé me dijo que está preparando su primer espectáculo con la participación de ambos. Zahir me contó que una vez Luchito le dijo "¡Qué lindo culito!" a una chica que pasaba por ahí. Zahir tiene siete años y es el más precoz de los ventrílocuos. Pronto habrá fotos del encuentro.

martes, 27 de enero de 2009

domingo, 25 de enero de 2009

sábado, 24 de enero de 2009

Orígenes de Oliverio


Ayer supe muchos datos importantes sobre Oliverio. Me los contó el ventrílocuo Alé, que se autodenomina su "hermano", en tanto ambos proceden de una misma madre. Oliverio es el muñeco número nueve entre los creados por la señora Jesús de la Cruz Rivera. La artista tomó sus rasgos de un personaje de la telenovela La esclava, que apenas vio una vez en una tanda publicitaria y luego reprodujo merced a su sorprendente memoria visual. El hombre cuya figura inspiró a Oliverio es negro, pero Jesús quiso hacer un muñeco mulato, porque venía de hacer uno negro. Oliverio es un signo de los tiempos, el muñeco de la era Obama.

viernes, 23 de enero de 2009

Proyecto Oliverio

Oliverio despierta de su letargo.

La dupla intercambia ideas.

Brindis con Pascualito y el maestro Lembo.

El abrazo del alma.


Ayer tuve mi primera clase de ventriloquia con el súperprofesor Miguel Angel Lembo, ventrílocuo director del Civear. Oliverio y yo nos fuimos muy contentos y con muchos deberes para los próximos días. Creo que mi nombre artístico va a ser Paco. Vamos a formar el dúo Paco y Oliverio, en homenaje a mis dos poetas favoritos. Oliverio tiene que ir al médico: hay que corregirle el mecanismo para que abra un poco más la boca, acortarle 4 centímetros el mástil, ensancharle un centímetro más el hueco de la espalda. Todos estos cambios son veloces, indoloros y no tienen posoperatorio. Yo tengo dos semanas para aprender a respirar. Ampliaré detalles.

lunes, 19 de enero de 2009

Meteórico

Ayer volvieron a publicar esta nota en la revista Surcos, que en su primera etapa se editó en Chile y ahora se reedita, con el mismo material, en la Argentina, acompañando al diario Página/12.

viernes, 16 de enero de 2009

El hermano de Oliverio

Daniel: soy Alé, el "hermano" de tu muñeco. Además de encargarme de las relaciones institucionales del Civear, soy el hijo de Jesús, la "mamá" de tu muñeco. Espero lo estes disfrutando y pronto le pongas nombre, un abrazo.
Alé.

miércoles, 7 de enero de 2009

Saborido lee Barcelona

-¿Hay algún tema que omitan o simplemente no toquen?
-Sí, hay muchas cosas en la que nos cuidamos. Por ejemplo, la Triple A y desaparecidos son temas que tocan una fibra diferente. Yo leo Barcelona y ellos van contra todo, barren todo, y está bárbaro, pero yo no puedo. Por formación, edad...lo que sea, no tengo ese nivel de libertad, no esta en mí. Los leo y digo "guaaa!! Qué hijos de puta, se van al carajo", y la verdad me encanta. Pero, a la vez, me conmociona.

La entrevista completa, acá.

lunes, 5 de enero de 2009

1º de octubre de 1975

Nadie olvidará jamás lo que hiciste, le dijo
Eddie Futch a Joe Frazier segundos antes
de tirarle la toalla, segundos antes
del último round de la pelea
con Muhammad Ali.
Eddie veía desde el rincón
las huellas que dejaba
la sangre de su pupilo
en la memoria de los hombres
y consideró que eran
suficientes.
Frazier no lo entendió en ese momento:
perdido por perdido, quería
tres minutos más
sobre el cuadrilátero, tres minutos más
hasta encontrar
el Knock Out salvador o
morir en el intento.
Los psicoanalistas llaman
“poner el cuerpo”
a cualquier cosa: la conversación pendiente
con la mujer deseada, la amonestación
al hijo rebelde, la concreción
de todo proyecto
más o menos importante, más o menos
banal.
Tal vez porque esta clase
de metáforas le eran ajenas, Joe Frazier
consideró que “poner el cuerpo”
era poner el cuerpo
Alí le había arrancado el
protector bucal le había
deformado el rostro y
le había cerrado los dos
ojos pero Frazier
quería seguir
peleando quería
intentar el último
cross en la
mandíbula el último
uppercut
en el estómago dónde
se ha visto eso
de golpearse el pecho
como Tarzán y gritar
soy el más grande
soy el más grande
voy a sacarte a golpes
ese orgullo estúpido
decía Joe Frazier
y de veras quería
intentarlo en el
último round pero
Eddie Futch
tenía otra idea
Joe es un buen
padre decía Eddie
y quiero que vea
crecer a sus hijos
Eddie también era
un buen padre
por eso tiró la
toalla y le dijo a
Joe Frazier Nadie
olvidará jamás
lo que hiciste,
nadie olvidará
jamás lo que
hizo Eddie Futch
porque nadie olvida,
jamás,
a un buen padre.

(En Familia y propiedad/La vergüenza nacional, inminente)

sábado, 3 de enero de 2009

Entrevesti

–Te rompieron el corazón.
–…y también me rompieron el culo.
–Que te rompan el corazón es más doloroso…
–No te creas.

(Tomado del programa de tevé La liga.)