martes, 30 de junio de 2009

¡Atenti!

Este viernes, a las 23, Paco y Oliverio estrenan vestuario (aquí no se muestra para mantener la incógnita) y presentan a Falopa. En Mu, Hipólito Yrigoyen 1440.

lunes, 22 de junio de 2009

Seguimos conquistando el universo

Ese es el plan. Oliverio no se conforma con menos.

Sobre Leandro Moya



El sábado pasado recibí este correo electrónico.


Hola: la verdad no sé cómo empezar, así que disculpe si no me explico bien ,quisiera saber si usted fue quien escribió este artículo hace ya 5 años.

Cosecheros argentinos
Pocos centavos por las uvas

Daniel Riera

San Martín, Argentina.-

..."Como Leandro Moya, un pibe de 14 años que previó que la espera sería larga y tomó la precaución de traer su guitarra y amenizar la velada con chacareras del repertorio de Soledad, Los Nocheros o El Chaqueño Palavecino. Leandro tiene un timbre de voz muy parecido al de Luciano Pereyra, tiene su propio grupo con bombo y guitarras y canta bien de verdad. El día que una compañía discográfica lo descubra, su vida cambiará."

FUENTE: “larevista”/Cosecheros Argentinos/Septiembre 20, 2004, P. 33.

Sólo copié una parte que es la que me lleva a escribirle con el fin de agradecerle su comentario un poco tarde quizás, pero no sabía que existía y fue muy importante para mí ya que lo encontré en el momento que estaba pensando si no estaba perdiendo el tiempo, porque lamentablemente nadie me descubrió todavía yquizás nunca lo hagan. Sigo cantando porque de verdad es lo que mas me gusta en la vida ,bueno ya no lo molesto mas solo quería agradecerle lo que dijo de mí ,si es usted quien lo escribió ,muchísimas gracias de nuevo.


Leandro se refería a esta nota, publicada en su momento en la revista argentina TXT y luego en la revista dominical del diario El Universal de México. Le contesté su correo diciéndole que sí, que era yo, pidiéndole permiso para subir su carta a este blog y diciéndole que suponía que seguía cantando igual de bien. Rápidamente comprobé que no me equivocaba. Leandro me contestó:


Hola: me dio mucha alegría que me haya contestado tan pronto, porque en realidad ni siquiera esperaba una respuesta,y por supuesto tiene mi permiso para hacer lo que desee con mi carta. Hace un par de meses había decidido no volver a cantar porque sentía mucha bronca y dolor por no poder salir adelante, porque a pesar de que a la gente le gusta cuando canto no consigo una mano que me ayude a participar de los festivales. No sé si en todas partes será lo mismo, pero acá hay que ser amigo de alguien para poder participar de los festivales. He logrado entrar en el Prelaborde en el 2oo6 y lo he ganado. Fui a Córdoba y en el festival salí en el segundo puesto, pero ni eso me ayudo. No puedo entrar en el Precosquín y ahora voy a intentar en Rivadavia canta. Bueno, no lo canso mas con mis quejas y si desea escuchar algunas canciones y verme le dejo mi página www.actiweb.es/folk_mza . Donde más canciones he podido subir es en http://www.folkloreando.com/content/artista_popup.html?vendor_id=V-885

Bueno, espero seguir cantando como recuerda y gracias por su aliento porque de verdad me da da fuerzas para seguir intentando.

Un abrazo enorme y gracias por no sólo acordarse de mí sino por escribir sobre la vida difícil que llevan los cosecheros que ojalá cambie algun día.
Ojalá, Leandro. Ojalá. ¡La mejor de las suertes!

sábado, 20 de junio de 2009

Esta noche

Paco y Oliverio harán las delicias de su respetable público y presentarán a Falopa. En Mu, Hipólito Yrigoyen 1440. A las 22.

miércoles, 17 de junio de 2009

El debut de Paco y Oliverio


Bueno, llegó el día del debut de Paco y Oliverio. Fue en Mu, presentando a Falopa, la formidable banda donde canta y escribe letras mi amigo Pablo Marchetti, quien tuvo el noble gesto de invitarnos. El 12 de junio fue un día por demás extraño: por la mañana ensayé en la casa del maestro Lembo, quien me dijo que ya estaba listo, que todo iba a salir bien y que no me hiciera problema por nada, lo cual me tranquilizó... hasta las seis de la tarde, cuando tuve la inquietante sensación de que me había quedado sin voz y no iba a poder emitir sonido. A eso de las 20 recuperé la calma. A las 22.10 llegué a Mu: me encontré allí con algunos amigos que habían venido a hacerme el aguante. Luego de saludarlos me dediqué a trazar un surco en el bar, caminando de acá para allá de allá para acá y así hasta la hora del comienzo. Alas 23.30 arranqué, un poquito timidón, pero desde el momento en que Oliverio le pidió a la sonidista que subiera el volúmen, mi amigo y yo nos soltamos, nos dedicamos a divertirnos y a tratar de que los demás se divirtieran. Creo que salió bien. Después de nosotros vino Falopa, un lujo por donde se la mire, un concierto maravilloso sobre el cual no entro en detalles para que quien pueda vaya a verlo apenas tenga la oportunidad.
Este sábado a las 22, de nuevo en MU (Hipólito Yrigoyen 1440) Paco y Oliverio vuelven a presentar a Falopa. Para los que no estuvieron el viernes 12, mi amigo Alejandro Agostinelli filmó con su camarita la última parte del minishow de Paco y Oliverio. Aquí está.

viernes, 12 de junio de 2009

El día "O"

Esta noche, Paco y Oliverio se suben a un escenario. Cortito y al pie. A partir de las 23. Sucederá en algún lugar de Buenos Aires: no decimos adónde. Queremos que sea sorpresa.

jueves, 11 de junio de 2009

Crónicas de otro planeta


Me llegó este libro hoy, vía México, con un texto de Correo Argentino que pide disculpas por el deterioro de su contenido, por razones ajenas a la empresa, etc. Felizmente, no hay tal deterioro: tal vez sea una excusa para justificar por qué me llegó recién hoy un envío que partió el 4 de mayo pasado desde el DF. Como sea, no importa: ya está aquí. Incluye mi crónica El loco del martillo, publicada en marzo de 2006, y otras de gente que sabe lo que hace y que lo ha demostrado en las páginas de Gatopardo, como Leila Guerriero y Juan Pablo Meneses, entre otros. Leeremos.

martes, 2 de junio de 2009

Lo que no se detiene

Todo lo que lloraste no tenía razón de ser no tenías razón no tenías nada tenías un micrófono y hablaste boludeces y el micrófono tenía un amplificador como siempre pasa y amplificaron las boludeces que dijiste y algunos te creyeron hasta que vieron claro bien claro que habías mentido eso siempre pasa eso siempre llega y ahora estás en el horno pero no te importa seguirás hablando boludeces seguirás procurando que el tiempo lo borre todo hasta que precises emitir un nuevo llanto amplificado seguirás llorando a falta de algo mejor a falta de algo para mostrar algo que no sea llanto algo que te pertenezca algo que te merezcas.