domingo, 4 de septiembre de 2011

Yo no me sentaría en tu mesa

Me invitaron a participar del encuentro Narrativas de la realidad, cuyo eje era la crónica periodística, en el CCEBA. Dije esto:

Mi nombre es Daniel Riera, soy uno de los editores de la revista Barcelona y el editor de la colección Crónicas del Continente  de la editorial Libros del Náufrago. Quiero darle las gracias a María Angulo, por haberme invitado, por su entusiasmo en contar con mi presencia y por haber compartido una cena maravillosa en el club Eros conmigo y con Francisco Mouat, un gran escritor chileno al que tuve el privilegio de editar recientemente.  En el club Eros, también, alguna vez compartí una cena con Leila [Guerriero], Cristian Alarcón y Sonia Budassi. Hago esta referencia porque si estas jornadas se hubieran realizado en el Eros, quizá no necesitaría decir lo que voy a decir ahora.

Cuando María me invitó a estas jornadas, acepté de inmediato, por  la buena predisposición que la caracteriza y porque en esta mesa, en las anteriores y en la que viene después de esta, hay muchos colegas que aprecio y respeto. Incluso yo mismo sugerí un nombre para que participara. El 19 de agosto, finalmente, me llegó por correo electrónico el programa de esta jornada, ya diseñado con mi nombre entre los participantes. En ese momento no le presté atención porque ya sabía o creía saber quiénes iban a estar y qué tenía que hacer yo, y porque no pensé que hiciera demasiada falta reenviarlo a mis contactos para garantizar la asistencia. Finalmente, el jueves pasado leí la convocatoria con detenimiento. Mi nombre estaba impreso entre todos los demás, y también había un nombre y algunos detalles que desconocía y que condicionan mi presencia aquí esta noche, a mi pesar y a pesar de toda la gente que aprecio, admiro y respeto, algunos de los cuales están sentados aquí a mi lado.  

Yo no sabía que esta jornada estaba auspiciada por el gobierno de la ciudad,  un gobierno de derecha al que, si viviera en esta ciudad, yo no votaría jamás, pero al fin y al cabo un gobierno de derecha  elegido y reelegido por el pueblo a pesar de que el jefe de gobierno de la ciudad, ingeniero Mauricio Macri, está procesado por espiar a las víctimas del atentado a la Amia, a pesar de  haber hecho una brigada para perseguir indigentes a la que denominó, no sin cierto cinismo, Unidad de Control del Espacio Público.

No sabía, tampoco, que el ministro de cultura de la ciudad, Hernán Lombardi inauguraría las jornadas. No tiene nada de malo que un ministro de cultura de la ciudad apoye jornadas como estas. Otro día hablamos de la crisis del Teatro Colón, otro día hablamos de la crisis del Teatro San Martín, otro día hablamos de los centros culturales barriales cerrados bajo la gestión de Lombardi, otro día, pero por favor, hoy no. Debo aclarar que mi mayor problema con Lombardi no se relaciona específicamente con esta gestión porteña, sino con su gestión como ministro de Turismo del Gobierno de Fernando de la Rúa.  El problema imposible de resolver es que pienso en Lombardi y me vienen a la mente 38 cadáveres.

Hernán Lombardi me genera un síndrome  personal que los Fabulosos Cadillacs definieron  en una canción como “Yo no me sentaría en tu mesa”.  El plato en este caso –si entendemos como “plato” a estas jornadas y a los temas que aquí se debaten – se presume como apetitoso y los comensales son encantadores. El problema grave es la mesa. Entre el 19 y el 20 de diciembre de 2001, el gobierno de Fernando de la Rúa, el gobierno que integró hasta el último día el doctor Lombardi, el gobierno al que yo mismo voté en un acto de profunda estupidez del cual me siento responsable, asesinó a 38 personas en el marco del Estado de Sitio decretado para poder asesinarlas luego sin mayores  inconvenientes legales. Imprimí la lista de asesinados para que ustedes puedan leerla: creo que parte de la misión cotidiana de nosotros, los cronistas argentinos, consiste en recordar de tanto en tanto a los 38 asesinados del 19 y 20 de diciembre. No sé si a Lombardi le asisten responsabilidades penales por esos 38 muertos. No dudo que le asisten responsabilidades políticas.

Yo no recordaba –y una colega me lo recordó cuando le pedí opinión sobre si debía sentarme en esta mesa o no–  el modo escandaloso en que el gobierno del ingeniero Macri traspasó al CCEBA las instalaciones del ex Padelai. Voy a ser justo y reconocer que esta historia empezó antes de Macri. En el año 2003, cuando el jefe de Gobierno de la ciudad era Aníbal Ibarra, las familias pobres que vivían allí fueron desalojadas mediante el uso de la fuerza pública, entendiéndose por “Fuerza pública” a elementos como bastones y gases lacrimógenos. Hubo 16 heridos en el desalojo, 16 heridos y 52 detenidos por ser pobres y no tener un lugar donde vivir. El Padelai fue desalojado so pretexto de que corría “peligro de derrumbe”.

En 2009, el gobierno de Macri cedió las instalaciones del ex Padelai por 30 años a cambio de nada y pagando encima 12 millones de pesos en carácter de “expropiación” a una empresa fantasma que se adjudicaba la titularidad del edificio.  Ahora resulta que ese mismo edificio que podía derrumbarse en cualquier momento es óptimo para la realización de actividades culturales. Adjunto una nota al respecto publicada en el sitio lavaca.org por si quieren leerla. En su momento, la legisladora porteña Patricia Walsh calificó la operación como “un acto de entrega y colonialismo” con la misma saludable ausencia de eufemismos que distinguía a su padre, Rodolfo Walsh, el más grande cronista argentino. En el formidable sitio Periodistas humanos –que orienta el colega Armando Camino , sentado en esta mesa– hay un artículo sobre la actividad de los indignados españoles en Buenos Aires, cuyo título es El 15M se empapa del ‘argentinazo’. El artículo describe la relación entre los indignados españoles y algunos movimientos surgidos luego del 20 de diciembre, como el de las fábricas recuperadas. Me temo, querido Armando, que  este no es el lugar más apropiado para conversar sobre esas cosas. Quizá deberíamos elegir mejor los lugares que elegimos para discutir sobre nuestro oficio, no sea cosa que terminemos desvirtuando las razones por las cuales lo ejercemos.

Luego, me levanté y me fui (Continuará).

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Es bueno recordar la posición digna del periodista, no es tan usual,

Daniel Riera dijo...

No es para tanto, amigo anónimo. Infinidad de colegas esparcieron este texto y este video por facebook y por otros blogs. Lo que creo es que si el periodismo no sirve para recordar a nuestros muertos y para intervenir en la realidad, no sirve para nada.

S dijo...

Comparto al 100% mi disgusto hacia el Gobierno del Ingeniero, y su Ministro de Cultura que lo único que hace es quitarle a la Ciudad cada vez más espacios...
Desconocía aquella operación tan elocuente con el CCEBA, así que gracias por la información!
Y con respecto a la tarea del periodista, nada tan acertado como tu descripción.