viernes, 30 de septiembre de 2011

miércoles, 7 de septiembre de 2011

38 cadáveres


Descubro en Internet un artículo titulado Narrativas de realidad III que, se supone, es una especie de relatoría del evento en el cual participé. Al leerlo, observo con pesar que me quedé corto: mantuve un tono medio, no levanté la voz, no utilicé ni insultos ni agravios. Hice periodismo. Se suponía que me habían invitado a una jornada donde conversaríamos sobre el oficio que ejerzo. Eso hice. Transcribo lo que escribió David Rodríguez Seoane sobre lo que hice el sábado pasado en el CCEBA. Dejo el link para que quien lo desee pueda verificar que no le toqué una sola coma.
http://cceba.org.ar/v3/files/sept2011/Cronica03.pdf
Edición e “intervenciones culturales”

 La última mesa de Narrativas de Realidad, antes de la sesión de escritura en vivo que cerraría definitivamente las jornadas, empezó de un modo inesperado. Con una “intervención cultural” como se tuvo a bien definir el manifiesto leído por Daniel Riera, editor de la revista Barcelona, en el que cargó duramente contra la gestión del gobierno porteño de Mauricio Macri y contra el propio CCEBA por el “modo escandaloso” en que el dirigente proteño traspasó al Centro Cultural las instalaciones del ex Padelai.

Riera, antes de abandonar repentinamente la sala, sostuvo que el CCEBA no era el lugar adecuado para el desarrollo de unas jornadas como Narrativas de Realidad, en las que se discute el ejercicio del periodismo, por dos razones: había recibido el usufructo de las instalaciones citadas por parte del gobierno de Macri “a cambio de nada” y hoy utiliza el edificio para fines culturales cuando años atrás las familias que vivían en su interior fueron desalojadas “so pretexto de que el inmueble corría peligro de derrumbe”. Citó a la legisladora porteña Patricia Walsch para designar la operación como “un acto de entrega al colonialismo”.

Más tarde, al término de la mesa, Ricardo Ramón Jarne, Director del CCEBA, tomaría el micrófono para responder a las graves acusaciones del editor: “La primera mentira de Daniel Riera es que el CCEBA de San Telmo ha sido cedido por Macri. Fue la Legislatura de la Ciudad, en la que están todos los partidos políticos, quién se lo cedió al Gobierno de España por 30 años. Una vez transcurrido ese tiempo regresará perfectamente equipado a la ciudad. Segundo, no fue a cambio de nada. Ese centro cultural nos costará 9 millones de euros de obra y 1,2 millones en actividades al año, todas ellas gratuitas para el público. En tres décadas de cesión nuestra inversión superará los 50 millones de euros. Y tercero, cuando llegamos en 2009 el Padelai estaba en ruinas, para poder garantizar unas condiciones de seguridad óptimas en su interior hemos tenido que sacar toneladas y toneladas de escombros e invertir otros 800.000 euros en el reforzamiento de estructuras”. El máximo responsable del CCEBA cerraría su intervención lamentando la conversión de un acto cultural en un acto político.

David Rodríguez Seoane                  

Vamos mejorando: en la cuenta de twitter de CCEBA omitieron toda mención a lo ocurrido, incluyendo mi nombre. Ahora al menos reconocen que estuve allí. Bien, David. Me viste, te felicito. Lo que no viste, no escuchaste, o quizá no te pareció importante, es que me referí  a 38 muertos: las 38 personas que asesinó el gobierno de De la Rúa entre el 19 y el 20 de diciembre de 2001. El video está en Internet, David. Miralo. Copate. Y si no tenés ganas, está el texto escrito.  Ya sé que a vos te interesa más la propiedad privada o privatizada: a mí, David, me interesan más los muertos.  Las 38 personas que asesinó el gobierno de De la Rúa, del cual el actual ministro de Cultura de la ciudad Hernán Lombardi formó parte.  Nadie se tomó el trabajo de avisarme que Hernán Lombardi hablaría en la inauguración de las jornadas, aunque sí me dijeron que habría un DJ. Resulta que para mí era un dato importante. 38 muertos. ¿Ya te los olvidaste, David? Hablé de ellos hace apenas 4 días y ya te los olvidaste: supongo que ese olvido  -o esa omisión, vos sabrás- te define como persona . Y define con precisión a la institución que representás, la institución desde la cual nos convocan a discutir acerca de nuestro oficio.

Después –sólo después, un rato después, pero después, David, después de haber hablado sobre los 38 cadáveres y sobre el Estado de Sitio, y sobre la pertenencia y la altísima influencia de Hernán Lombardi en ese Gobierno-  después, David, recién después, hablé sobre el Padelai.  Transcribís las palabras de Ricardo Ramón Jarme: me parece bien, me hubiera gustado que transcribieras también las mías, pero me dedicaste apenas dos pequeños entrecomillados, y te olvidaste de los 38 cadáveres. Mala memoria, la tuya, David…

Después, recién después, David, mencioné la cesión del Padelai. La escandalosa cesión del Padelai: su aprobación por parte de la legislatura porteña no la exime de su carácter escandaloso. Dice tu patrón que mentí y que omití la labor de la legislatura: es curioso, porque vos mismo contás que destaqué el discurso de una legisladora de izquierda que se opuso a la entrega. Olvidaste, David, que además repartí entre los presentes un documento que constaba de dos textos: 1) la lista de muertos del 19 y el 20 de diciembre, esos 38 muertos que no dijiste que nombré; 2) un extenso artículo publicado en el sitio de Internet lavaca.org , sitio que casualmente fue hackeado el domingo pasado, un rato después de reproducir el texto que leí y de linkear el video de lo que vos llamás “intervención cultural”. En ese extenso artículo, David, podías leer algunos detalles sobre el bochornoso trámite que llevó a la cesión. Y si ese artículo no te gusta, querido David, podés leer otro: http://weblogs.clarin.com/revistaenie-unmillondeamigos/2009/03/18/bye_bye_padelai/  

Fijate qué curioso: lo escribió Patricia Kolesnicov, una periodista que trabaja en la revista cultural Ñ ( una de las auspiciantes de Narrativas de realidad, fijate que casualidad) una periodista que se toma el trabajo de mostrar lo que ve y decir lo que piensa. Narrativas de realidad, David.

Y 30 años, David, ¿no te parecen mucho? ¿Observaste que los gobiernos en la ciudad se votan cada cuatro años? ¿Y les regalaron un edificio para que lo disfruten durante siete gobiernos y medio, David? ¿No te parece mucho?  ¿No es un poco mucho?  3500 metros cuadrados. Fijate lo que dice Patricia Kolesnicov:  que en 1991 el Gobierno porteño se lo había  cedido a la cooperativa que formaban sus habitantes. Se ve que después, otro gobierno porteño tuvo otra idea... Viste cómo es esto:  vivimos en un país que tiene por costumbre regalarle cosas al Estado español:  ya le regalamos nuestra telefonía, nuestras aerolíneas, nuestro petróleo… ¿Te suena? ¿Querés que siga, David, o vas a objetar con algún tecnicismo mi definición, o me vas a decir que el estado español también pagó fortunas por nuestros teléfonos, nuestras aerolíneas, nuestro petróleo, que nadie le regaló nada? Ya sé, tengo una idea:  podés decirme que Repsol es una sociedad mixta. Tenés razón, te felicito.  Prosigo, David.

Transcribís luego una larga cita textual de tu patrón sobre dinero invertido y a ser invertido. No te creo, David, ni a vos ni a tu patrón. Disculpame: no le puedo creer a gente que se olvida así como así de 38 cadáveres. Hagamos de cuenta por un minuto que todo lo que dicen es cierto. ¿Qué demostraría? ¿Que invierten dinero en el reciclado de un edificio que van a usufructuar durante 30 años? ¿Que están enojados porque no se los regalaron en perfecto estado? Perdoná, David. Perdoná, Ricardo. No te enojes (no se enojen), en serio te digo (les digo). El próximo edificio que les regalen por 30 años va a estar impecable: te lo prometo.  Y si hay que echar a alguien a la calle para que podamos ver un ciclo de Buñuel, ponele, lo echamos. En ese sentido, no te hagas, no se hagan ningún problema.

38 cadáveres, David. El 19 y el 20 de diciembre de 2001. 38 cadáveres. Lo repito cada tanto para que te quede. 38 cadáveres. Hablé de eso y no sólo del Padelai. Ya sé que para vos es más importante el dinero invertido , pero mi escala de valores es un poco diferente a la tuya. Yo empecé hablando de los 38 cadáveres.

Pero vamos al final, David, porque el final me encanta: que el máximo responsable de un centro cultural que representa al estado español sea capaz de decir semejante idiotez en público me produce algo muy parecido a la vergüenza ajena.

El máximo responsable del CCEBA cerraría su intervención lamentando la conversión de un acto cultural en un acto político

Quiero decir, David, quiero decir, Ricardo, que de tanto en tanto leo alguna referencia al ya gastado y perimido concepto de El arte por el arte, según el cual –hagamos una vulgata rapidita- el arte y la política, ponele, no tienen nada que ver entre sí.  Lo que jamás había escuchado de boca de nadie –David, Ricardito, no sé a quién dirigirme porque empiezo a sospechar que escribieron juntos este texto tan revelador, en especial por lo que intenta esconder-  era que el periodismo y la política no tenían nada que ver, Ricardito. Eso, te juro, no se me había ocurrido jamás. Para mí, Ricardo, para mí, David, si el periodismo no sirve para recordar a nuestros muertos y para modificar la realidad, no sirve para nada.  

Y el hecho de que seas capaz de pensar semejante idiotez, Ricardito (que la cultura en general y el periodismo en particular, no tienen nada que ver con la política) , y de expresarla en público,  me indica que tenía toda la razón del mundo cuando me retiré, que el lugar para discutir sobre nuestro oficio no es el CCEBA, y mucho, muchísimo menos, bajo la bendición de Hernán Lombardi (por eso de los 38 cadáveres, ¿se acuerdan, Ricardito, David? 38, en tres meses se cumplen 10 años).  Vuelvo a tu escrito, David, o debo decir Ricardito, no sé bien.

El público antes de romper en aplausos para despedir las jornadas pudo seguir la sesión de escritura, entre risas y comentarios, a la vez que saboreaba un buen vino mendocino.

Es importante pasarla bien, Ricardito, David. En Florida, en el Padelai, donde ustedes quieran.  La verdad es que estuve flojo al mezclar el periodismo con la política: me fui al carajo, tendría que haber hablado sobre copetes, volantas y bajadas, que era lo que ustedes pretendían. Qué suerte que pudieron brindar con buen vino mendocino y olvidar el mal momento que les hice pasar. Y, sobre todo, olvidar los 38 cadáveres.
Daniel Riera
PD: Me olvidaba de contarles: el martes pasado hackearon también el sitio de Internet http://factor302-4.com.ar , de mi amigo y colega Alejandro Agostinelli. Es curioso, porque dos días antes habían hackeado www.lavaca.org Es curioso porque lo último que publicaron esos dos sitios antes de ser hackeados fueron el texto y el video del sábado en el CCEBA. Respetuosos saludos.

martes, 6 de septiembre de 2011

Quintín y Noriega le hacen el aguante a Lombardi



»
Quintín
»
Gustavo Noriega
@
»
Quintín
@
»
Gustavo Noriega
@
en respuesta a

lunes, 5 de septiembre de 2011

Los que tienen coronita

Bueno, el sitio www.lavaca.org fue hackeado anoche, poco después de haber subido algunos materiales sobre lo ocurrido el sábado. De allí proviene esta nota, publicada el 26/12/10, que repartí el sábado y que, hasta que reparen el sitio, no se puede leer en su correspondiente enlace. Gracias al amigo Omar Genovese por rastrearla en el caché de google.

Categoría: Notas
El edificio del ex Padelai es un símbolo de cómo se generan las políticas de exclusión en la Ciudad de Buenos Aires. En 2003 fue escenario de uno de los desalojos más violentos, que con gases y palos corrieron a las familias pobres que allí vivían. En agosto de 2009, la Legislatura dio trámite en tiempo récord -6 días -a la ley que cedió su uso gratuito y por 30 años al Centro Cultural de España en Buenos Aires (CCEBA). Para poder hacer este regalo, la Ciudad debió pagar primero 12 millones de pesos a una empresa fantasmagórica. Luego, entregó los 5.970 metros cuadrados con una sola condición: que el CCEBA presentara “los plazos para realizar las obras, el proyecto arquitectónico y la línea de la programación cultural”, según establece el artículo 2 de la ley.
Hasta el momento, hasta los propios legisladores porteños desconocen si esa condición se cumplió.
El círculo se cierra entonces de manera paradojal: el mismo edificio que el gobierno porteño vació a los palos de familias pobres es habitado ahora por ocupas VIP a los que nadie pide explicaciones.
El desalojo de Ibarra
El Padelai llegó a albergar a 759 personas que fueron expulsadas de allí con diferentes tácticas. La última fue la violencia. El desalojo de las 24 familias, que quedaron como residuo de una ocupación que se inició en 1984, cosechó 52 detenidos y 16 heridos. La crónica publicada por el diario La Nación rememora así el episodio:
“El primer mazazo se escuchó a las 17 y sacudió el edificio. Cerca del efectivo de la guardia de auxilio de la comuna que golpeaba con decisión, dos nenas miraban cómo caían los ladrillos de lo que había sido su ruinoso baño. Ellas estaban allí esperando que sus madres terminaran de sacar las pertenencias del cuarto que hasta ayer ocuparon en el ex Patronato de la Infancia (Padelai), que fue desalojado. Todavía olía a gases lacrimógenos cuando las nenas veían caer los escombros. Sus vecinas decían que habían sido golpeadas”.
El entonces jefe del gobierno porteño, Aníbal Ibarra, había intentado desocupar el edificio entregando un subsidio que rondaba los 30 mil pesos a cada familia,. Los que habían quedado resistiendo pertenecían al grupo que no fue incluido en este beneficio. Fueron desalojados por la fuerza con la excusa de un posible derrumbe para dejar así al Padelai vacío, a la espera de un destino que prometía aquello que algunos vecinos de San Telmo querían escuchar: un proyecto cultural que regara valor inmobiliario en el barrio.
El regalo de Macri

Mauricio Macri firma el acuerdo de traspaso del edificio Padelai
La propuesta que selló el destino del Padelai floreció recién en junio de 2008, cuando Mauricio Macri firmó un acuerdo para ceder el edificio al gobierno español. Para concretarlo fue necesario que la Legislatura porteña aprobara dos polémicas leyes:
La expropiación: Se concretó el 19 de marzo de 2009. Luego de conocerse el convenio con España, el abogado César Arias -hijo del ex ministro de Justicia de Carlos Menem- presentó una demanda en nombre de la cooperativa San Telmo Ltda, supuesta poseedora del 70% del edificio, de acuerdo a un convenio suscripto con el ex intendente Carlos Grosso. Macri envió entonces un proyecto de ley a la Legislatura para declarar de interés histórico el Padelai y destinar 12 millones de pesos al pago de su expropiación, que depositó en una cuenta del Banco Ciudad a nombre de la cooperativa. En agosto de 2009 la gerencia de Inspección del Inaes informó al gobierno de la Ciudad “el estado de incertidumbre planteado en torno a la situación institucional de la cooperativa”. Se perdieron los libros de actas y no se tiene registro de quiénes son sus socios, entre otras irregularidades. La única constancia que tiene el Inaes sobre esta empresa es que el último domicilio legal declarado es el estudio de abogados Mariño, Coconi y González.
En síntesis:
El gobierno macrista destinó 12 millones de pesos a pagarle a una empresa que no cumple con los mínimos requisitos legales.
A la fecha no está claro si se cobró el dinero depositado en el Banco Ciudad a nombre de esa cooperativa fantasmagórica.
Tampoco si correspondía ese pago.

La decoración de las paredes del edificio abandonado
La expropiación se convirtió en ley en aquella sesión en la que la entonces diputada Patricia Walsh cubrió su banca con una bandera española para expresar lo que calificó un “acto de entrega y colonialismo”.
La cesión: Se aprobó en agosto de 2009, cuando la Legislatura dio trámite en tiempo récord a la ley que cedió el uso del Padelai al CCEBA: el ingreso del proyecto, su tratamiento en las respectivas comisiones y su aprobación consumió solo seis días. Las objeciones más importantes tuvieron que ver con los grandes enigmas del proyecto: no fijaba un cronograma de obras ni definía el monto de la inversión. Para enmendar este vacío, los legisladores acordaron agregar un artículo que condiciona la cesión a la presentación de los plazos para realizar las obras, el proyecto arquitectónico y la línea de la programación cultural. Los legisladores consultados por MU, y que en su momento objetaron estos puntos, no supieron informar si se cumplieron tales exigencias. El director de CCEBA Ricardo Ramón, en cambio, aseguró en octubre que “para las navidades, seguro” estarían terminados los pliegos del llamado a concurso para realizar las obras comprometidas.  Dijo también: “Se trata de una licitación internacional y las pautas las estamos fijando junto con el Colegio de Arquitectos”.  Sin embargo, el jueves 23 de diciembre el Colegio de Arquitectos aseguró a lavaca: “No hay novedades” sobre el concurso. No pueden, tampoco, asegurar que se haya avanzado en torno a las condiciones para realizarlo. Responden: “Acá está todo parado”.
Por lo pronto, el CCEBA se ha limitado a usar las paredes externas del edificio (el interior sigue inhabitable) para decorarlas con gigantografías e intervenciones, que custodia con cámaras de seguridad, a pesar de lo cual algunas fueron blanco de agresiones y amanecieron con tajos.
Expresan, así, las heridas de un barrio que se divide al ritmo de la especulación inmobiliaria, las expulsiones violentas y la ausencia de políticas sociales; la rapidez con que gobierno y legisladores otorgan dinero y espacios públicos para que ocupen unos aquello que niegan a otros; las continuidades y las paradojas, entre otras tantas cosas.
Expresan, también, una cultura: la otra.

domingo, 4 de septiembre de 2011

Alejandro Agostinelli me emociona

Mi querido amigo Alejandro Agostinelli estuvo anoche. Y lo escribe acá.

Yo no fui al CCEBA

Ahora dicen que yo no estuve anoche en el CCEBA. O sea que todas las entradas anteriores son mentira, como lo demuestra esta cuenta de Twitter donde relatan paso a paso lo ocurrido anoche. Les recuerdo que el encuentro se llamaba Narrativas de la realidad.

Anoche en el CCEBA

Por razones técnicas que desconozco, no lo puedo insertar. Primera parte, acá.

Segunda parte, acá.

Gracias a dos amigos y colegas que admiro, Alejandro Agostinelli y Facundo García, por acompañarme anoche. Gracias a Ale por filmar lo de anoche, gracias a Facu por subirla a Internet.
Ampliaremos.

Los que tienen coronita (III)

También distribuí copias de un artículo publicado en lavaca.org sobre el escandaloso regalo del Padelai al CCEBA por 30 años. Acá.

Los muertos del 19/20 de diciembre de 2001 (II)

- ACOSTA, Graciela, 35 años. Militante de DDHH. Estaba con una amiga buscando a sus hijos. Se acercó a un supermercado frente al que unas mil personas reclamaban comida. Recibió dos impactos de bala, disparados rodilla en tierra por un policía al que su amiga vio perfectamente. Provincia: Santa Fe
- ALMIRÓN, Carlos "Petete", 24 años Petete era militante de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) y de la Coord. de Desocupados 29 de Mayo. Recibió un disparo de la policía en el pecho en Av. 9 de Julio y Av. de Mayo cuando encabezaba una columna de manifestantes que intentaba volver a la Plaza de Mayo.
- ALVAREZ Villalba, Ricardo, 23 años Asesinado en Rosario, Santa Fe.
- ARAPI, Ramón Alberto, 22 años Estaba con amigos tomando tereré en el Barrio Nuevo de Corrientes. Entró al barrio una camioneta Ford F-100 bordó sin leyendas identificatorias y sin patente, con cinco hombres, cuatro con el uniforme de combate azul-celeste de la policía de Corrientes. Arapi trató de esconderse, pero dos de los policías lo corrieron y alcanzaron. Uno lo golpeó y le pegó un tiro que entró por el pecho y salió por la espalda.
- AREDES, Rubén, 24 años Fue asesinado por la Policía federal mientras participaba en un corte de calles en Ciudad Oculta, Ciudad de Buenos Aires. Recibió cuatro balas de plomo por la espalda.
- AVACA, Elvira, 46 años Recibió un escopetazo frente a un supermercado frente al que pasaba con su hija en Cipolletti, Río Negro. Recibió el disparo en la zona lumbar. El calibre de la bala es policial.
- AVILA, Diego, 24 años Asesinado en Villa Fiorito, Buenos Aires.
- BENEDETTO, Gustavo Ariel, 30 años Se encontraba en la esquina entre la Avenida de Mayo y Chacabuco, Ciudad de Bs. As., donde se estaba llevando a cabo una manifestación. Recibió un balazo en la cabeza que le provocó la muerte, disparado desde el interior del Banco HSBC, donde prestaba servicios como custodio privado el ex militar Varando, represor de La Tablada.
- CAMPOS, Walter, 17 años Estaba esperando cajas de comida junto a cientos de personas frente a un supermercado en Rosario (Sta Fe), cuando un tirador de elite de las TOE (Tropas de Operaciones Especiales) le disparó a la cabeza.
- CÁRDENAS, Jorge, 52 años Fue herido la noche del 19 en las escalinatas del Congreso de la Nación, y falleció varios meses después.
- DELGADO, Juan, 28 años Estaba con otras personas reclamando alimentos frente a un supermercado en Rosario, Santa Fe. Llegó un camión que aparentaba traer comida. Cuando los manifestantes se agolparon alrededor, de atrás aparecieron seis móviles policiales que dispararon contra la gente. Delgado fue herido con balas de goma cuando huía de la represión. Un policía lo tumbó de un cachiporrazo en las piernas, lo apuntó con su itaka, pero se había quedado sin carga, por lo que sacó la pistola y le disparó a menos de un metro de distancia.
- ENRIQUEZ, Víctor Ariel, 21 años Asesinado en Almirante Brown, Buenos Aires.
- FERNÁNDEZ, Luis Alberto, 27 años Vendía sandías frente a un supermercado en la provincia de Tucumán. Durante la represión a manifestantes, un gendarme le disparó a poca distancia en la cabeza. Murió dos días después.
- FERREIRA, Sergio Miguel, 20 años Baleado durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre de 2001. Murió un año después a raíz de una complicación hepática desencadenada por el balazo en el hígado recibido cuando la policía cordobesa reprimió duramente un saqueo a un supermercado del barrio Villa El Libertador.
- FLORES, Julio Hernán, 15 años Asesinado en Merlo, Buenos Aires.
- GARCÍA, Yanina, 18 años Recibió un disparo en el abdomen cuando, desesperada por los ruidos de las balas, salió a la vereda a buscar a su pequeña hija. En Rosario, Santa Fe
- GRAMAJO, Roberto Agustín, 19 años Un grupo de jóvenes estaba siendo perseguido por la Policía, que les disparaba balas de goma, en Alte. Brown, Buenos Aires. A la corrida se tuvieron que sumar todos los que estaban en la calle, ya que la Policía disparaba a mansalva. Un vecino pudo observar que en una obra en construcción que está ubicada en diagonal a su ventana había dos policías escondidos en las columnas. Uno de los policías disparó con balas de goma para lograr la retirada de los jóvenes, mientras que el otro policía se quedó escondido en la tercera columna de la obra en construcción y sacó el arma reglamentaria y efectuó tres o cuatro disparos. Uno de los disparos atravesó la cabeza de Roberto, que iba de su casa a la de su tío.
- GUÍAS, Pablo Marcelo, 23 años Asesinado en San Francisco Solano, Buenos Aires
- ITURAIN, Romina, 15 años Asesinada durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre, mientras estaba en su casa, adonde ingresó una bala policial disparada contra quienes protestaban frente a un supermercado en Paraná, Entre Ríos.
- LAMAGNA, Diego, 26 años Murió después de haber sido herido en el pecho con un perdigón de plomo. Según testigos, le dispararon policías de civil desde un auto particular en la Ciudad de Buenos Aires.
- LEGEMBRE, Cristian, 20 años Asesinado en Castelar, Buenos Aires
- LEPRATTI, Claudio "Pocho", 35 años Militante comunitario. Estaba en la terraza de la escuela en la que colaboraba (era profesor de filosofía, y ayudaba como cocinero) cuando el móvil n° 2270 del Comando de Arroyo Seco se dirigía a reprimir un corte de calles de los vecinos del barrio. Los policías detuvieron el móvil y empezaron a disparar. Pocho gritaba que no lo hicieran porque había muchos chicos. Velásquez, el efectivo condenado a 14 años de prisión, dijo en la reconstrucción que disparó sin apuntar y que no sabía si tenía balas de goma o de plomo. El proyectil que lo mató ingresó por la garganta. Fue en Rosario, Santa Fe.
- MÁRQUEZ, Alberto, 57 años Durante la manifestación en la Ciudad de Buenos Aires, de una camioneta salieron civiles y uniformados que empezaron a disparar indiscriminadamente. Alberto Márquez recibió dos balazos en el tórax a consecuencia de los cuales murió. Uno de los autores es el comisario Oliverio, jefe de asuntos internos de la PFA, quien está detenido.
- MORENO, David Ernesto, 13 años Salió corriendo cuando la policía empezó a disparar contra los vecinos que se agolpaban frente a un supermercado en la provincia de Córdoba. La autopsia determinó que David fue herido con cinco proyectiles, algunos de goma y otros de plomo. De la nuca le extrajeron una posta de plomo que pertenecería a un cartucho disparado por una escopeta calibre 12/70 de la Policía. Los impactos en su cuerpo y en los de los otros heridos fueron por la espalda, por lo que se descarta que hayan sido lesionados por otras armas que las que disparaban los uniformados.
- PACINI, Miguel, 15 años Asesinado durante en la provincia de Sta Fe, recibió varios disparos en el cuello.
- PANIAGUA, Rosa Eloísa, 13 años Había ido con su familia a buscar comida en un supermercado en Paraná, Entre Ríos, porque el comisario del barrio había hecho correr la voz de que entregarían mercadería. Al llegar los esperaban policías y gendarmes. La bala entró por la parte superior de la cabeza y salió por la boca.
- PEDERNERA, Sergio, 16 años Baleado durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre en la provincia de Córdoba. El menor se encontraba en la calle buscando comida para su familia en el marco de los reclamos masivos que se realizaron en supermercados, cuando recibió una bala policial en el tórax que le produjo una paraplejia. Un año después falleció en el hospital.
- PEREYRA, Rubén, 20 años Baleado por la policía cuando regresaba a su casilla llevando al hombro una caja con alimentos entregados en un supermercado. En Rosario, Sta Fe
- RAMÍREZ, Damián Vicente, 14 años Asesinado de un balazo en el cuello en la esquina de Maciel y Cristianía, Gregorio de Laferrere, Buenos Aires.
- RIOS, Sandra Asesinada durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre. Sin datos.
- RIVA, Gastón Marcelo, 30 años Circulaba en moto por la Avenida de Mayo en la Ciudad de Buenos Aires, cuando recibió un disparo en el pecho proveniente de alguna de las armas de un grupo de cuatro policías que estaban disparando.
- RODRÍGUEZ, José Daniel Asesinado en Paraná, Entre Ríos.
- ROSALES, Mariela, 28 años Asesinada en Lomas de Zamora, Buenos Aires.
- SALAS, Ariel Maximiliano, 30 años Asesinado en la esquina de Maciel y Cristianía, Gregorio de Laferrere, Buenos Aires.
- SPINELLI, Carlos Manuel, 25 años Fusilado desde un Gol blanco durante la rebelión popular del 19 y 20 de diciembre. Sucedió en Pablo Nogués, Buenos Aires.
- TORRES, Juan Alberto, 21 años Sufrió una herida de arma de fuego en la zona abdominal. En Corrientes.
- VEGA, José, 19 años Asesinado en Moreno, Buenos Aires.
- VILLALBA, Ricardo, 16 años En Rosario, Sta Fe, recibió un tiro en un ojo cuando vecinos manifestaban pidiendo alimentos frente a un autoservicio. Murió el 23 de diciembre.


Fuente: Correpi
Uno de los documentos que distribuí en el CCEBA durante la jornada de anoche.

Yo no me sentaría en tu mesa

Me invitaron a participar del encuentro Narrativas de la realidad, cuyo eje era la crónica periodística, en el CCEBA. Dije esto:

Mi nombre es Daniel Riera, soy uno de los editores de la revista Barcelona y el editor de la colección Crónicas del Continente  de la editorial Libros del Náufrago. Quiero darle las gracias a María Angulo, por haberme invitado, por su entusiasmo en contar con mi presencia y por haber compartido una cena maravillosa en el club Eros conmigo y con Francisco Mouat, un gran escritor chileno al que tuve el privilegio de editar recientemente.  En el club Eros, también, alguna vez compartí una cena con Leila [Guerriero], Cristian Alarcón y Sonia Budassi. Hago esta referencia porque si estas jornadas se hubieran realizado en el Eros, quizá no necesitaría decir lo que voy a decir ahora.

Cuando María me invitó a estas jornadas, acepté de inmediato, por  la buena predisposición que la caracteriza y porque en esta mesa, en las anteriores y en la que viene después de esta, hay muchos colegas que aprecio y respeto. Incluso yo mismo sugerí un nombre para que participara. El 19 de agosto, finalmente, me llegó por correo electrónico el programa de esta jornada, ya diseñado con mi nombre entre los participantes. En ese momento no le presté atención porque ya sabía o creía saber quiénes iban a estar y qué tenía que hacer yo, y porque no pensé que hiciera demasiada falta reenviarlo a mis contactos para garantizar la asistencia. Finalmente, el jueves pasado leí la convocatoria con detenimiento. Mi nombre estaba impreso entre todos los demás, y también había un nombre y algunos detalles que desconocía y que condicionan mi presencia aquí esta noche, a mi pesar y a pesar de toda la gente que aprecio, admiro y respeto, algunos de los cuales están sentados aquí a mi lado.  

Yo no sabía que esta jornada estaba auspiciada por el gobierno de la ciudad,  un gobierno de derecha al que, si viviera en esta ciudad, yo no votaría jamás, pero al fin y al cabo un gobierno de derecha  elegido y reelegido por el pueblo a pesar de que el jefe de gobierno de la ciudad, ingeniero Mauricio Macri, está procesado por espiar a las víctimas del atentado a la Amia, a pesar de  haber hecho una brigada para perseguir indigentes a la que denominó, no sin cierto cinismo, Unidad de Control del Espacio Público.

No sabía, tampoco, que el ministro de cultura de la ciudad, Hernán Lombardi inauguraría las jornadas. No tiene nada de malo que un ministro de cultura de la ciudad apoye jornadas como estas. Otro día hablamos de la crisis del Teatro Colón, otro día hablamos de la crisis del Teatro San Martín, otro día hablamos de los centros culturales barriales cerrados bajo la gestión de Lombardi, otro día, pero por favor, hoy no. Debo aclarar que mi mayor problema con Lombardi no se relaciona específicamente con esta gestión porteña, sino con su gestión como ministro de Turismo del Gobierno de Fernando de la Rúa.  El problema imposible de resolver es que pienso en Lombardi y me vienen a la mente 38 cadáveres.

Hernán Lombardi me genera un síndrome  personal que los Fabulosos Cadillacs definieron  en una canción como “Yo no me sentaría en tu mesa”.  El plato en este caso –si entendemos como “plato” a estas jornadas y a los temas que aquí se debaten – se presume como apetitoso y los comensales son encantadores. El problema grave es la mesa. Entre el 19 y el 20 de diciembre de 2001, el gobierno de Fernando de la Rúa, el gobierno que integró hasta el último día el doctor Lombardi, el gobierno al que yo mismo voté en un acto de profunda estupidez del cual me siento responsable, asesinó a 38 personas en el marco del Estado de Sitio decretado para poder asesinarlas luego sin mayores  inconvenientes legales. Imprimí la lista de asesinados para que ustedes puedan leerla: creo que parte de la misión cotidiana de nosotros, los cronistas argentinos, consiste en recordar de tanto en tanto a los 38 asesinados del 19 y 20 de diciembre. No sé si a Lombardi le asisten responsabilidades penales por esos 38 muertos. No dudo que le asisten responsabilidades políticas.

Yo no recordaba –y una colega me lo recordó cuando le pedí opinión sobre si debía sentarme en esta mesa o no–  el modo escandaloso en que el gobierno del ingeniero Macri traspasó al CCEBA las instalaciones del ex Padelai. Voy a ser justo y reconocer que esta historia empezó antes de Macri. En el año 2003, cuando el jefe de Gobierno de la ciudad era Aníbal Ibarra, las familias pobres que vivían allí fueron desalojadas mediante el uso de la fuerza pública, entendiéndose por “Fuerza pública” a elementos como bastones y gases lacrimógenos. Hubo 16 heridos en el desalojo, 16 heridos y 52 detenidos por ser pobres y no tener un lugar donde vivir. El Padelai fue desalojado so pretexto de que corría “peligro de derrumbe”.

En 2009, el gobierno de Macri cedió las instalaciones del ex Padelai por 30 años a cambio de nada y pagando encima 12 millones de pesos en carácter de “expropiación” a una empresa fantasma que se adjudicaba la titularidad del edificio.  Ahora resulta que ese mismo edificio que podía derrumbarse en cualquier momento es óptimo para la realización de actividades culturales. Adjunto una nota al respecto publicada en el sitio lavaca.org por si quieren leerla. En su momento, la legisladora porteña Patricia Walsh calificó la operación como “un acto de entrega y colonialismo” con la misma saludable ausencia de eufemismos que distinguía a su padre, Rodolfo Walsh, el más grande cronista argentino. En el formidable sitio Periodistas humanos –que orienta el colega Armando Camino , sentado en esta mesa– hay un artículo sobre la actividad de los indignados españoles en Buenos Aires, cuyo título es El 15M se empapa del ‘argentinazo’. El artículo describe la relación entre los indignados españoles y algunos movimientos surgidos luego del 20 de diciembre, como el de las fábricas recuperadas. Me temo, querido Armando, que  este no es el lugar más apropiado para conversar sobre esas cosas. Quizá deberíamos elegir mejor los lugares que elegimos para discutir sobre nuestro oficio, no sea cosa que terminemos desvirtuando las razones por las cuales lo ejercemos.

Luego, me levanté y me fui (Continuará).